Deporte / Sports General

    Cuando tu equipo es tu segunda familia.

    Para aquellos que ven la oportunidad y después el lugar, resulta fácil encontrarse desapegado, solo, extraño… Este ha sido mi caso. Según va pasando el tiempo va resultando más complejo establecer vínculos y por supuesto mantenerlos. 


    Llevo casi una década y media de aquí para allá con el triatlón como compañero. En este trayecto he encontrado personas extraordinarias que han sido fuente de inspiración, pero también he encontrado “familias” allá por donde he estado: Mis equipos de triatlón.


    Mi familia es maravillosa, soy realmente afortunado de poder contar con ellos cuando los necesito, pero al estar fuera uno necesita un poco de la comunidad y yo lo he encontrado en mis equipos de triatlón.


    Todo empezó con el Scarlatti cuando llegué a Madrid a estudiar, Aquella fue mi primera segunda familia. Una de esas que te acogen con los brazos abiertos y derrochan generosidad. Sin duda ayudaron a que aquel muchacho que venia “de provincias” se sintiera un poco mas de la capital.

    Si hay un club que es mi familia es el CTOA, creo que desde que empecé en 2007 no he dejado de sentirme azul, con su historias de amor-odio, sus entrenadores y entrenadoras, sus lecciones de vida, los viajes y los compañeros, qué compañeros! Gracias CTOA por traer a jóvenes gimnastas.

    Uno entiende que es eso de la soledad cuando se va a la otra parte del mundo solo y sin conocer a nadie. Al principio entrenaba por mi cuenta pero me di cuenta que para mi esto del triatlón es mas sobre las personas que sobre las medallas a si que salí ahí fuera a encontrar a quienes compartieran mi gusto por montar en bici cuando aun no ha amanecido. Encontré a mi familia Australiana: Ollie y su Tri-alliance, quienes además me dieron un trabajo. Escribiendo estas lineas me invade la melancolía de aquella época dorada entre Albert Park, Elwood y Beach rd.

    Pasados los 30 me surge una oportunidad laboral realmente interesante en un lugar que se llama Campoamor, Orihuela costa, entre Torrevieja y el Pilar de la Horadada… una oportunidad que no podía dejar escapar.
    Aceptada la oferta busque en google “equipos de triatlón en Orihuela costa” y todo aquello me llevo a escribirle a un tal Fran del Club Atletismo Triatlón Horadada” y antes de tener casa ya contaba con compañeros de entrenamiento.
    Cuando descubrí Las Mil Palmeras me di cuenta que era un lugar tan maravilloso como solitario donde la media de la edad de las pocas personas que habitaban se acercaba más a la de mis padres que a la mía. Suerte que encontré aquellas personas con ese entrañable acento murciano.

    Martes, jueves y domingo entrenamientos de carrera a pie. ¿Qué hubiese sido de mi sin aquellas conversaciones durante los entrenamiento? Bromas, bromas y más bromas, humor, vacile y esa energía que trasmiten aquellas personas que disfrutan de una bonita existencia.

    Nunca una mala mirada o comentario; siempre tratando de incluirme también en lo que no tenia que ver con lo más deportivo. Nunca una mala pregunta, ni tampoco una contestación inapropiada. innumerables  invitaciones para hacer algo más que entrenar y competir. Difícil entender como unos “desconocidos” de forma desinteresada me adoptaban en su familia.

    Por los almuerzos en Amador después del baño en las Higuericas, por las cenas en el “Gallego” por ese humor de Antoñico Moya, por la forma de ser de Federo y Ana (Siento lo del café New York) por la increíble bondad de Jose Seneca y Lola, Por las copas con Julito y Ramon, por Jacinto y su dedicación. Por Darwin, Fran, Salva, Sergio, Isa, Eloy, Ginés, Cayetano, por todos y todas. Por venir a mi charla, por la cena de despedida sorpresa, y las invitaciones a fiestas, por pagar cuando se me olvidó la cartera y las confesiones que me contabais, por las cuestas de Campoamor, por los jamones de las carreras, por vuestros ofrecimientos para ir a cenar en noche vieja, por los pimientos, las sandias… por aceptar a los míos, por todo lo que he aprendido, por preguntar, contestar, escuchar y aconsejar… Gracias C.A.T. por hacerme sentir como en casa y que formo parte de una gran familia.

  • General

    L.Framboise

    Entre su inseguridad y la realidad hay unas enormes gafas de ver Celine, su eterno empeño de ir un paso delante de lo moderno lo paga con lo que otros ya…

  • General

    Ídolos

    La veía, la miraba y la admiraba; no solo me gustaba si no que se convirtió en un referente. Escuchaba lo que decía como con la certeza de que cada palabra…

  • General

    Sin proposito.

    Todo empezó con un ¿a quién? el pasado verano. ¿A quién le puede importar realmente lo que he hecho? ¿Para qué quiero publicar algo yo en facebook o instagram? ¿Realmente es…

  • General Relaciones / Relationships

    Llegará el día…

    Llegará el día que tengamos grandes expectativas, entonces será cuando empezaremos a escribir nuestra historia de desamor. Llegará el momento en el que no nos atreveremos a mirarnos como algo más;…

  • General Recursos humanos / Human resources.

    De bulto

    Recuerdo cuando tenia 5 o 6 años que jugaba con mi hermana mayor y otros chicos del pueblo al escondite, pillar, las vidas… Yo era considerablemente menor que ellos así que…