General

Imagina y consigue; el poder de la mente.

Puedes imaginarlo, pues puedes conseguirlo. Podemos tener dudadas sobre ello; seamos francos, no todo lo que se imagina puede conseguirse, sobre todo si no esta únicamente en nuestra mano, pero si se le da la vuelta a ese enunciado, podemos sacar algo más cierto: “si no eres capaz de imaginarlo, no eres capaz de conseguirlo”
Recuerdo cuando vivía en Campillo antes de venir a Madrid y comenzar en la facultad, de descubrir el triatlón y en definitiva de ser yo mismo. Entonces no tenia ni idea de coaching, pero ya empecé a utilizarlo a mi manera.
Sería sobre el mes de febrero cuando tumbado en mi cama empecé a fantasear sobre como sería mi vida a partir de septiembre. Entonces estaba en la que aun hoy recuerdo la peor época de mi vida, con un par de fracasos a mis espaldas. Ir a Madrid a empezar psicología, vivir en una residencia universitaria y entrenar en un equipo de triatlón era mi fantasía. Imaginé, visualicé y soñé despierto. Mi cerebro disfrutó viviendo la experiencia con sus emociones correspondientes. Mis circuitos neuronales se modificaron buscando que eso ocurriese de verdad.
El subconsciente empezó a actuar sin que yo me diese cuenta: tenía una predisposición especial para hacer las cosas que me llevaran a ese sueño.
Aprobé selectividad, alcancé la nota necesaria para venir a Madrid y entrar en la facultad, me dieron plaza en una residencia universitaria y encontré un equipo (incluida bici) con el que entrenar triatlón (Gracias Coque). Cuando me dí cuenta… Voilà! Había cumplido y además con creces esa fantasía. Según se cumplía, seguía soñando y mi cerebro seguía creando esos canales de predisposición para materializar los sueños.
¿Y si no hubiese creído en mí esa tarde?
Cuando imaginamos una meta, cuando la vivimos en nuestra mente, la sentimos y la hacemos nuestra, de alguna manera estamos activando nuestro subconsciente y nuestro consciente para lograr lo que ansiamos. Sin duda estamos activando emociones, y las emociones son realmente poderosas para la acción. Escribe las metas y dilas en voz alta para que puedas oírlas.
Si no imaginas, ¿qué activas? Una diferencia entre buscar y llamar al éxito o esperar y verlo venir es imaginar. Imaginar nos obliga a definir una meta. ¿Cuántas veces el problema ha sido que no tenemos un objetivo claro? Con el objetivo definido hay mayor potencial de actuación.
Visualízate en lo mas alto, siente la alegría de alcanzar tu gloría y oriéntate hacia el éxito. Está en tu mente; está en tu mano.
La mente humana es realmente poderosa. Llévala hacia algo constructivo, algo útil y funcional. Cree que es posible que tú puedas lograrlo.

Como veréis ahora… “No puedo creerlo…” “Por eso has fallado”.




También puede interesarte

3 Comentarios

  • Responder
    Rocioplavin
    30 Enero, 2012 en 17:23

    Pensaste, te visualizaste, y creíste … lo bueno de todo esto es que contamos con un gran margen de tiempo, el de la propia vida, que nos da la oportunidad de sopesar las decisiones que tomamos o las que queremos tomar…

    Me gusta!!

  • Responder
    Anónimo
    4 Febrero, 2012 en 17:25

    Me siento afortunado por medio de una amiga, el ser conocedor de este blog. Creo que empezaré a ser un fiel seguidor. Comparto al 100% todo lo que dices. Me quedo con una frase que leí hace mucho y me aplico siempre a mi vida en general y al deporte: "Si quieres conseguir algo encontrarás la manera sino sera la excusa". El 1 de Febrero tuvo el honor del gym donde entreno me subieran a su blog oficial,mi experiencia un año después de poder imaginarmelo y haberlo conseguido lo que me propuse. =)

    Un fuerte abrazo.

  • Responder
    Anónimo
    4 Febrero, 2012 en 17:27

    SINO TE MANDO EL ENLACE… IMPOSIBLE JEJE.

    http://fitnessx19.blogspot.com/2012/02/lo-que-empezo-como-un-sueno-hoy-es-mi.html

    David.

  • Deja tu comentario

    Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.