General

Mi maratón.

Mi forma de afrontar la vida cambió el día que corrí la maratón de Madrid en 2009, aunque para ser exactos, realmente empezó a cambiar en el momento que decidí que correría esa maratón. Al final, puedo afirmar que este acontecimiento marcó un antes y un después en mi vida.
Había mil razones para correrla, desde el gusanillo de probar la distancia, por la superación, y pasando por el hecho de que todo deportista debe correrla alguna vez en su vida; para cualquier deportista no profesional correrla es una forma de ver la vida a través de la ventana del nada es imposible, es salud física y mental. No se me ocurre mejor homenaje para mi abuela que dedicarle el aconteciendo deportivo de mi vida.
Lo primero de todo fue definir mi objetivo: me propuse terminar la maratón de Madrid en menos de 3 horas. ¿Cómo hacerlo? Disfrutando de cada entrenamiento y con la mente puesta en ese domingo de abril, en el Retiro, levantando los brazos con mi camiseta especial.
Rodajes de más de 2 horas en solitario, saliendo de clase rapidísimo para entrenar con la luz del día en la Casade Campo y lágrimas en los ojos en más de un entrenamiento fantaseando con el momento de cruzar la meta fueron parte del entrenamiento. ¡Qué importante era visualizar ese momento! La incertidumbre desapareció.
Tras muchos kilómetros y todos los preparativos especiales que recuerdo con gran cariño por fin llegó esa fresca y lluviosa mañana de abril. Estábamos todos los corredores, tú y yo.
Sentí mucho orgullo al pasearte por la Castellana, por la Gran Vía, por la Puertadel Sol, la calle Mayor y el Palacio Real… la gente nos aplaudía. Madrid estaba volcado con las cerca de 15.000 almas que buscábamos sentirnos un poco menos pequeños haciendo algo grande.
Es curioso: tú, en silla de ruedas, y sin embargo corriendo a 4 el mil por las más populares calles de esta preciosa ciudad. Sin coches; sólo una marea de personas con el característico sonido del impacto de decenas de zapatillas en el asfalto.
¡Cómo disfruté durante todo el recorrido! ¡Como sufrí en la cuesta de Alfonso XII y Alcalá! Pero de repente… ¡La entrada al Retiro! ¡Sólo faltaban 200 metros y el objetivo estaría conseguido! Menos de tres horas y con más de cinco minutos de margen. Recuerdo ese paseo como un sueño, como si de una película se tratase. Muchos corredores, mucha gente aplaudiendo, cámaras, voluntarios… pero en ese momento se paró el mundo. Lloré, igual que estoy llorando ahora al escribirlo. Levanté bien mi camiseta para que se viese bien el “Te quiero yaya” En ese preciso instante encontré la sensación de felicidad absoluta y disfruté del mejor momento de mi vida.
Recuerdo del día siguiente que apenas podía andar, pero lo recuerdo como el más maravilloso de los dolores. Sin duda, no me importaría volver a tenerlos; se que volveré a correr una maratón.
No puedo olvidar cuando te llevé las fotos… tú las veías al revés, pero te reconociste en la foto de la camiseta; esa foto era de antes de que esa maldita enfermedad se uniese a nosotros. Meses después te marchaste pero solo tengo que cerrar los ojos para contagiarme de toda tu energía.
Corrí la maratón de Madrid, lo hice en menos de 3 horas y además disfruté entrenándola. Desde ese momento sé que puedo conseguir cualquier cosa, porque descubrí mí mejor versión. Se que si soy capaz de sentir la meta y trazar un camino, solo tengo dar un paso tras otro para cruzarla. El “sufrimiento” fue de minutos, pero correr la maratón de Madrid con 24 años y dedicártela es algo que queda para nuestra eternidad.
Ahora me dedico a que las personas puedan descubrir su mejor versión, a que “corran su maratón particular” del día a día; a que puedan sentir lo que sentí yo al cruzar la meta.
Apliqué un proceso de coaching sin saber bien lo que era; ahora soy un profesional de ello y creo que el deporte es algo más mental que físico; es salud.
Quien ha corrido una maratón sabe que hay un antes y un después. Ánimo a todos los que serán héroes por primera vez y como no también a los que buscan su penúltimo momento de gloria.
En el Minuto 2:24 aparece mi llegada.

También puede interesarte

2 Comentarios

  • Responder
    Andrea Loscalzo
    23 Mayo, 2012 en 00:24

    Hola he leido tu blog, es muy interesante, y yo voy a correr mi primer maraton en octubre de este año ,me fracture la rodilla hace 5 meses y pense que nunca mas correria. Hoy, ya estoy entrenando nuevamente y muy entusiasmada!!! gracias por tus consejos y tu experiencia. salu2!!
    andrea.de argentina.

  • Responder
    Juan Jesús Ocaña
    1 Agosto, 2013 en 21:57

    Muy buenas!! He llegado al blog de casualidad pero y la verdad que sólo he leído este artículo y me ha encantado, me estoy preparando para mapoma 2014 (mi primera maratón) y al ver tu foto me suena de haberte en un video de estos de motivación de maratón en YouTube, lo tengo descargado pero como tengo varios si no sabes a qué me refiero te puedo pasar el enlace.

    Enhorabuena!

  • Deja tu comentario

    Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.