General

El cole ya es no es lo que era, ni para lo que era.

Esta entrada es una petición. La escribe Rosa, una amiga y futura psicóloga.
Inteligencia emocional es el primero de la interminable lista de atributos que ella posee; destaco éste porque es el que más gustosamente he “sufrido” de Rosa. 
Gracias por compartir tu artículo con nosotros.


Luego me presento. Ahora lo que importa es ir al tema que nos ocupa: ¡Que ya nada es como antes! Que afortunadamente, Heráclito tenía razón cuando decía que lo único constante es el cambio. Más cerca ya de nuestros días, James, un psicólogo estadounidense del XIX, dijo que “las ideas verdaderas son las ideas relevantes para vivir”.

Ilustrado por Raúl Capelo Rodríguez

¿QUÉ ERA EL COLE?

Hasta hace no mucho, el recorrido académico que uno elegía solía o podía significar el paso previo a desempeñar aquello para lo que se había preparado. 

Los alumnos eran receptores del conocimiento del profesor y el material didáctico, bastante poco autónomos en este proceso… proceso que, hasta cierto punto es cómodo para docentes y alumnos.

DE LA PIZARRA VERDE A LA PIZARRA BLANCA ¡ELECTRÓNICA!: NUEVOS HORIZONTES

Los modelos educativos han cambiado, y están en ello casi a la fuerza. Los retos que supone la vida occidental actual requieren nuevas formas de aprender. No es suficiente con almacenar cientos de datos como si fuéramos enciclopedias. 

Las formas de vidas que se están implantando dan un giro de rosca a todo lo que conocemos. Educación y Aprendizaje incluidos.

DEL “TRABAJO EN LO QUE HE ESTUDIADO” AL ” SOY”.

Los estudiantes son la revolución, estudien lo que estudien (ojalá aquello que les lleve a la realización personal), no son ya simples archivadores de conceptos asépticos. Eso ya no funciona. Ahora toca SER VERSÁTIL. 

Para llegar a ese punto, el proceso de aprendizaje no es un proceso de memorización. Debe ser una comunicación bidireccional entre quien enseña y guía y quien APRENDE. 

HACIA EL NUEVO APRENDIZAJE: APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

El Aprendiz tiene ahora un papel activo. Debe entender, comprender y dar significado a los nuevos conocimientos y habilidades que adquiere. El Profesor, lejos de ser un Dios que todo lo sabe y todo lo ve, aprenderá también algo nuevo cada día. Debe partir de un análisis del conocimiento actual del Alumno, que servirá de cimientos sobre los que construir y dar sentido a lo nuevo. El alumno investigará, creará, usará sus habilidades, colaborará… PENSARÁ.

CONSTANTE CAMBIO EN TODO Y EN TODOS

Cada paso en el proceso de aprendizaje adquiere sentido si nos acerca a las dos partes (profesores y alumnos) a la realización personal, a dar lo mejor de uno, a aprender y crecer, a saber enfrentarnos a las circunstancias, a poder crear incluso situaciones cuando parezca que nada cambia. 

Hoy la competición es más cruda, dura y bonita. El título que tenemos colgado en la pared es sólo eso, un papel. Hay que demostrar quién eres y por qué el equipo es mejor como equipo si tú eres parte. Competitividad es hoy un término menos frío. Hay que saber, saber hacer, saber aprender y crecer, saber ayudar, saber trabajar en equipo, saber investigar, saber escuchar, saber empatizar  y saber dónde eres feliz haciendo lo que te hace feliz.

¿Quién soy? Rosa A. Capelo. Terapeuta ocupacional, profesora, estudiante de psicología y alguien que se ha tomado la versatilidad muy en serio.

Me entusiasma y me alegra cada día compartir ratos con mis alumnos, mis pacientes, sus familias, sus cuidadores, mis profesores, mis colegas de profesión y mis colegas de vida. Ver que, por difícil que sea adaptarse, acabamos haciéndolo. El aprendizaje debe ir en ese sentido.

Rosa Amelia Capelo Rodríguez   xeniacapello@msn.com    Rosa en Facebook

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja tu comentario

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.