General

Life coach vs hacer coaching.

Hay una gran diferencia entre ser-hacer Life coaching y hacer coaching.

Parece que cualquiera sin una formación en psicología, incluso sin estudios en otros campos relevantes se inscribe a un pequeño curso de un par de fines de semana en el “Instituto de la consecución de sueños mediante el coaching” y se cree un terapeuta experimentado capaz de tratar cualquier tipo de trastorno ya sean de ansiedad, alimentación, personalidad… y por que no adiciones, depresiones… mediante un dialogo Socrático tan vago como sus conocimientos de la mente humana. Cuantos life coach de cursillo no les suenan las siglas DSM O CIE, ¿Cómo van a curar algo que no saben tan si quiera diagnosticar?

Estoy intrigado en como se utiliza el coaching en el mundo de la empresa siempre con grupos y empleados con suficiente madurez. Es realmente interesante el coaching, (aquí la palabra es totalmente adecuada), que recibe un empleado por parte de otro. Es interesante como con algunas preguntas clave uno recibe la información que necesita y el otro las dudas a las que debe buscar respuestas. Interesante como el coaching transmite y enseña liderazgo, como ayuda a la gestión de conflictos y a despertar la curiosidad del entrenado. Un buen líder debe manejar el coaching, tiene que disfrutar ejerciendo como mentor y sin tan siguiera nombrarlo debe ser capaz de desarrollar un plan de acción.
El lider que quiera ejercer liderazgo,que quiera aprender y formar, debe tener nociones de coaching, pero no debe creerse un coach de la misma manera que un doctor no debe creerse un curandero.

El Life coach es muy de subirse al carro de la recuperación espontánea, la “terapia” con mayor número de éxitos. Es muy sencillo llevar el problema a un territorio confortable para el “coach” aunque no lleve a nadie a ninguna parte. Es sencillamente estúpido ofrecer a quien sufre sus propias soluciones tomadas en momentos emocionalmente inestables y complejos; bajo la autoridad que concede la certificación de life coach nivel 1 en la “Escuela Internacional de la felicidad”

Lo realmente sencillo y efectivo es que un profesional que trabaje con capital humano conozca como aplicar en su propio campo el coaching, entender y aplicar estrategias enfocadas a su trabajo sin tener que llamarse coach por ello.

Los hay que abusan de lo que han aprendido en su magistral diploma de coaching, que no saben diferenciar a quien tienen delante ni con lo que están lidiando. Muchos a los que el GROW les funciona con cualquier persona ante todo problema que se ponga por delante. También quien cree que las preguntas poderosas son siempre acertadas.

Un entrenador de atletismo que hace un curso rápido de masajes, seguirá siendo un entrenador de atletismo con una habilidad más no un prestigioso fisioterapeuta, osteopatía y doctor en medicina deportiva. El peluquero que asiste a un seminario de life coaching de un par de fines de semana, por muy intenso, revelador y productivo que haya sido, no se convierten en un terapeuta. Quizá la culpa sea de la ambigüedad de sus formadores.

Mi consejo es que antes de gastarte una buena suma de dinero en una formación de coaching es que pienses primero si tus conocimientos en el campo que dominas están suficientemente maduros como para adquirir otra destreza. No caigas en el error de formarte para ser coach de, si no aprender coaching para.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja tu comentario

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.