General Relaciones / Relationships

Si fueses un bolso, serías un Louis Vuitton.

Tus amigas te miran con cierta admiración y generas un tanto de “ envidia sana”. No son pocas las que desean tener la mitad de tus atributos, cualidades, vivencias, “suerte”… Para todas eres esa muchacha con la que siempre pueden contar.

Tus padres hablan de ti con orgullo: Por lo que has sido y también por en quien te has convertido. Recuerdan satisfechos tanto tus épocas complicadas y conflictivas como la manera en las que te has sobrepuesto a todo lo que ha tratado de destrozarte.

A los extraños les atrae tu personalidad, tus particularidades. Muchas son las que te observan, ellos los que te miran, tantos y tantas tratan de adivinar que es lo que hay detrás de esa mujer que parece absorta en sus pensamiento, observando sin mirar.

Tu ex, o más bien ellos, te recuerdan con cariño y dolor, como la que era y no llego a ser, la que no quiso serlo. No dejaste ni a uno indiferente, solo algunos lo han reconocido pero todos sienten que no encontrarán a nadie como tu.

¿Qué hay de los nuevos qué estás conociendo? Los inseguros que dan tanto por tan poco que reciben de ti. Los encuentras mendigando tus citas y buscando excusas para hacerse ver. Para todos ellos eres esa chica diferente a las demás.

Si fueses un bolso, serías un Louis Vuitton: Una pieza codiciada, exclusiva y de gran valor, Sin embargo, ¿por qué ahora con él te comportas como una bolsa del supermercado? Te esta valorando y usando como tal.

Por algo que solo tú sabes decidiste devaluarte, mostrarte como una imitación para estar a su alcance. Al principio le desconcertaste, como lo hace quien encuentra una ganga y ahora se está aprovechando de ti. No te valora, le diste lo genuino a precio de mercadillo. Aprovechando tus debilidades ha ido rebajado tus expectativas y estás en un punto en el prefieres malo con él a lo bueno que con otro vendrá. No te culpes, tampoco te compadezcas.

¿Qué esta demostrando para que te mantengas a su lado? Es el quien pone las normas del juego, lo que quiera, cuando y donde él prefiera. Te retiene con dramas y culpabilidad; prometiendo cuando te enfadas, olvidando tus sentimientos cuando tú no te atreves a reprochar.

Eres un Louis Vuitton y debes recordárselo, tú eres esa magnifica amiga, hija, ex, extraña… Si tanto le gustas que se deje de excusas y renuncie a lo demás.

Te prometo que si le dices “no”, que si le exiges todo o nada con una sonrisa, como quien nada tiene que perder, cambiará su actitud contigo. Nada resulta tan atractivo como el criterio y la personalidad. Asegúrate que paga con hechos, no te fíes más de sus palabras.

Creo que se dará cuenta de que no puede estar a tu altura y no le quedará otra que resignarse y actuar de forma torpe, será él mismo quien pierda ese halo que le has ido regalando. Si lo miras bien, solo tienes las de ganar.

Devalúa sus promesas e invierte en sus acciones y sobre todo no olvides que la tan temida soledad nunca termina mal, ¿Recuerdas el dolor de aquel día que sentiste que se acababa el mundo? Se habría terminado lentamente de no haber dicho entonces “ya no más”

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja tu comentario

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.