General Recursos humanos / Human resources.

Mi peor mitad.

Era maravillosa, sin duda lo era; al menos par mí. Tenia todo lo que podía buscar y realmente lo que un cualquiera como yo podía desear de una mujer. La gente la miraba, sus amigos la escuchaban y los tuyos sobre ella te interrogaban.

Lo tiene todo, es la protagonista de los enunciados de “tengo una amiga que…”  la que mejores historias puede contar, la que se mete en mil problemas y brillantemente sale airosa de ellos,  la que no puedes evitar mirar de reojo porque todos la contemplan de forma diferente.

Pero apenas ganamos algo de confianza me di cuenta que no era para mi, no podía serlo. Descubrí algo que tenia arraigado y que por mucho que ella quisiese cambiar le perseguía; simplemente no podía ni quería compartir mi vida con alguien que fuese tan pesimista y quejica.

No podía permitirme discutir continuamente sobre lo que se puede o debe, esforzarme de convencer a quien sin razonar piensa en negativo, ¿Para qué quiero a quien me frena cuando tengo dudas? Todos tenemos una parte negativa, yo desde luego no quiero otra.

Necesito a alguien que me diga que podemos y debemos, que al final las cosas siempre salen bien, que con el tiempo nos recordaremos y nos reiremos de este sufrimiento. Quiero escuchar unas palabras de aliento cuando nos estemos ahogando, que sepa sacar un instante de humor durante la tragedia. Definitivamente, ella no era para mí.M

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja tu comentario

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.