General Recursos humanos / Human resources.

Teletrabajo.

Había marcas, restaurantes, discotecas, lugares de vacaciones… que cuando se hicieron populares dejaron de ser atractivos y entraron en decadencia. Creo que el teletrabajo esta adquiriendo la misma dinámica. Cuando todo esto vuelva a cierta normalidad, quien quiera mostrar cierto estatus laboral, difícilmente lo va a lograr diciendo que trabaja desde casa. Cuando se empiecen a dar una vuelta a los diseños del puesto de trabajo, ofrecer jornadas de teletrabajo no va a tener el valor añadido que acostumbra, cabe la posibilidad que muchos de nosotros lo recordaremos como aquellos días de encierro con el pijama puesto durante todo el día, en mitad de una crisis sanitaria, con niños llorando y jornadas interminables en las que siempre estábamos disponibles…

Con este nuevo escenario, hay que encontrar diferentes conceptos para trabajar fuera de la oficina, ya no puede quedarse solo el nombre de teletrabajo, si quiere conservar el atractivo habrá que ponerle un apellido que lo amplíe, lo hago más exclusivo y sobre todo, que lo mejore; me atrevería a decir que la diferencia la marcarán aquellas empresas que permitan tener empleados nómadas.

Trabajar desde casa, parcial o totalmente, empezará a estar tan normalizado que perderá su atractivo y pasará de ser algo exclusivo a una gran desventaja competitiva de aquellos que no puedan o sepan ofrecerlo. Los puestos de trabajo que implican horarios nocturnos o fin de semana tienen mayor rotación voluntaria, los que no ofrezcan trabajar a distancia parcial o totalmente entrarán en la misma tendencia. Me temo que esto va a abrir aun más la brecha entre los trabajadores de diferentes “cuellos”, ¿Quiénes lo tienen realmente complicado para no tener que acudir al centro de trabajo?

No sorprenderá que dentro de un tiempo veamos en algunas job descriptions enunciados como “requiere presencia total en el centro de trabajo” como filtro de aquellos que cuentan con trabajar desde casa al menos un día a la semana. Los empleadores que no puedan ofrecerlo se quedarán rezagados en la carrera del employer branding.

El teletrabajo ha dejado de ser un gran privilegio, parece que se ha democratizado.

También puede interesarte

No hay comentarios

Deja tu comentario

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.